Música Viva

 

 

 

Texturas musicales

 

 

 

 

La palabra “textura”, según el diccionario, significa la manera en la que se entrelazan los hilos de una tela. Por tanto, es una palabra que se relaciona directamente con los tejidos y su forma de elaborarse, que a su vez influye tanto en su aspecto visual como en su aspecto táctil (al tocarlo).

 

Por analogía, el término “textura” se utiliza en diversos ámbitos para referirse al modo en que se disponen las distintas partes que forman un todo, esto es, su estructura. Así es como lo define también el diccionario. Por eso hablamos de textura de una superficie, de texturas en los alimentos, en las pinturas, etc.

 

Por ejemplo, veamos cómo es la textura en los siguientes materiales:

 

TEXTURA DE UNA TELA VAQUERA

 

 

 

TEXTURA DE LA MADERA DE ROBLE

 

 

 

TEXTURA DE UNA BOLSA DE PAPEL ARRUGADA

 

 

 

En estos ejemplos sabemos perfectamente distinguir, tanto visualmente como mediante el tacto, superficies tan diferentes como una tela vaquera, la superficie de una madera, o una bolsa de papel arrugada. En todos estos objetos sus elementos están organizados internamente de manera diferente.

 

Igualmente, en música hablamos de textura para referirnos, también por analogía con los tejidos, a la forma en la que los sonidos se entrelazan y se organizan entre sí, para formar ese todo que es su sonoridad en conjunto. Por tanto, en música tendremos diferentes tipos de textura en función de cómo se organicen internamente los sonidos, tanto en su aspecto horizontal o melódico, como en su aspecto vertical o armónico.

 

 

 

Monodia

 

 

 

Polifonía

 

 

 

Homofonía

 

 

 

Melodía acompañada

 

 

 

 

Audiciones

 

 

 

 

 VOLVER  AL  INDICE  DE  MODULOS